Buenos días!

Algunos días necesitas momentos de reflexión y de reconocer en qué punto estás de tu propia historia. Hoy este post es un poco diferente a los otros, pero me apetecía compartir con vosotros un poco más de mi.

El otro día Rosa Salvador, mi mentora, me permitió hacer un ejercicio de coaching que se llama “en búsqueda de tu líder interior”. Un ejercicio que recomiendo a todas las personas porque permite, además de encontrar tu sitio de conexión/desconexión, conocer quién es tu verdadero líder interior.

A mi me sorprendió mucho lo que descubrí, yo era mi propio líder pero en otra versión. Una versión fuerte, valiente, decidida, emprendedora, capaz de todo. Era mi yo sin miedos, segura que algunas veces dejo en un rincón y no la reconozco como mía.

“Sólo cuando creas en ti me encontrarás”. Esto me dije yo misma. Sólo cuando crea en mi. Fue uno de los mejores regalos que me podrían ofrecer.

¿Soy feliz? Buena pregunta. Ahora en este momento si puedo decir que soy feliz. Estoy consiguiendo metas que no hubiera pensado o imaginado tiempo atrás, cuando empezó todo.

Me visualizo hace un tiempo, en la farmacia, vestida con bata blanca. Pensaba que tenía toda la vida por delante, que tenía un futuro como farmacéutica pero mi corazón sabía en el fondo que se estaba engañando. ¿Por qué? Por cumplir unas expectativas que yo misma me había creado y por vivir una vida que no era mía.

De pequeña cogí un papel que no me tocaba ni correspondía. Decidí ser la niña buena que no incumplía ningún patrón, hasta que decidí que no era feliz y no quería seguir así.

Fue aquí donde empecé mi camino al autoconocimiento y a descubrir quién soy realmente.

Ahora, al cabo de dos años, puedo ver la evolución que he dado.  He crecido como persona y como mujer.

Ahora mi camino fluye y lo agradezco. Sentir la conexión con tu ser es el inicio de un camino hacia tu propia verdad y hacia tu propio reconocimiento.

Reconocer, que gran palabra. Hoy me he dado cuenta que es un de las pocas palabras que se leen igual tanto del derecho como del revés. Imaginad su importancia. Llegar a reconocerte es un hándicap para cualquier persona. Sentirse tu misma cuando hablas, actúas o te miras en el espejo es una meta que todos deberíamos conseguir.

¿Cuál es tu verdadera vida?

¿Cuál es tu verdadera historia?

 

Estos últimos días han hecho referencias a que significa Alimentación consciente para ser Feliz.

Aquí empezó mi historia. Aunque cueste de creer hubo un tiempo que tuve una gran batalla con la alimentación. Fue una guerra de bastantes años que conseguí vencer.

Con lo que ahora trabajo desde el amor fue algo que en su momento me llevo por un sendero rocoso difícil de seguir. No rechazo ni escondo este episodio. Forma parte de mi y ahora gracias a eso soy quien soy.

Gracias a ello descubrí la importancia que tenía la alimentación en todos los aspectos y como, una vez trabajada a todos niveles, me permitió mi camino a la felicidad.

Ser feliz no sólo es sonreír o los momentos puntuales de risas.

Entiendo la felicidad con vivir acorde a tu sueño, a tus palabras y a tus acciones. Ser consciente de lo que haces y de lo que comes. Ser consciente que formas uno con la naturaleza y permitirte escuchar esa conexión para dejar que tu cuerpo hable y te indique.

Ser feliz significa ser consciente de tu día a día y vivir la vida que realmente quieres, vivir tu verdadera historia.

¿Con la Alimentación Consciente se consigue?

Te permite conectar con tus emociones. Cómo comes refleja tu estado del día a día. Cómo te nutres o cómo te cocinas refleja lo que te quieres. Conocer que pide tu cuerpo significa la conexión que tienes con él.

¿Decides ser feliz? Empieza cuidándote y queriéndote.

Aquí empieza tu propia historia……

 

Muchas gracias Rosa Salvador por estar a mi lado.

 

Para más información: info@txellaviles.com