La alimentación saludable para niños es un tema que siempre he tenido presente en el transcurso de mi aprendizaje y vida profesional. No soy madre pero si tía. Los niños son un regalo que te ofrece la vida. Cuando ves como se desarrollan y como crecen, descubres lo fascinante de la vida y lo parecido que somos a la naturaleza.

Es por este motivo que hoy quiero hablar sobre cómo la nutrición influye en su crecimiento. No somos conscientes de la importancia que tiene la alimentación saludable para el desarrollo del cerebro de los niños.

En los últimos años ha incrementado el nivel de niños diagnosticados con problemas de salud mental que van desde el trastorno por déficit de atención (TDAH), el autismo, la hiperactividad y la dislexia. Otros simplemente no alcanzan el ritmo del día a día o no alcanzan un potencial pleno en la escuela y en casa porque tienen problemas de concentración y aprendizaje.

Si entendemos cómo funciona el cerebro, podemos entender de donde vienen estos problemas en los niños.

Es muy importante, desde la concepción, dar nutrientes cada día a tus hijos porque desde ese momento estás determinando como se desarrollará con el tiempo.

Nuestra historia empieza en el momento de la concepción y a lo largo de todo el proceso de embarazo, no en el momento de nacer. Durante este periodo es donde se desarrolla el cerebro, que es lo que nos hace humano. La mitad de todos los nutrientes que el feto recibe de su madre van directamente a nutrir el crecimiento del cerebro.

Aunque sólo pesa 450 gramos en el momento de nacer, el cerebro de un recién nacido consume y necesita una vasta cantidad de nutrientes, incluyendo proteínas, carbohidratos, vitaminas, minerales y ácidos grasos esenciales. Aquí las grasas tienen especial importancia ya que el cerebro está compuesto literalmente de ellas. Ácidos grasos como el DHA, EPA y DGLA constituyen el 20% del cerebro. Así que las deficiencias de grasas durante el desarrollo fetal o en edades muy tempranas, pueden tener repercusiones muy importantes a nivel de inteligencia y conducta.

Como curiosidad, las grasas son tan vitales para el crecimiento del feto que este robará, literalmente, las grasas del cerebro de su madre para formar el suyo. Si la dieta de una mujer embarazada es deficiente en grasas esenciales, ¡su cerebro se hará pequeño!

En cada momento del desarrollo del cerebro, lograr una nutrición óptima es esencial para garantizar que tus hijos alcancen todo su potencial. También saber que a cualquier edad la ingesta de antinutrientes como el azúcar y las grasas saturadas ha demostrado tener efectos nocivos tanto en el aprendizaje como en el comportamiento.

Los alimentos que les damos a los niños hacen algo más que construir su cuerpo. Los alimentos construyen la estructura misma del cerebro pero también construyen las neuronas (células cerebrales que transmiten la información a todo el cuerpo) y los mensajes que envían entre ellas. Por lo tanto, los alimentos tienen una vital importancia porque controlan la forma de pensar y de sentir de nuestros hijos.

Es verdad que la estructura básica del cerebro de tus hijos descansa en la genética. Pero los alimentos que les das, junto a lo que aprenden, les ayuda a desarrollar esta estructura con la que se crea su inteligencia, su habilidad para aprender, adaptarse y tener una vida feliz y satisfactoria. Aunque no puedes cambiar los genes, puedes cambiar la nutrición de tus hijos y sus recursos para el aprendizaje.

Una tarea muy importante para un padre es ofrecerles una alimentación saludable a sus hijos.

¿Y qué alimentos ayudan a esta nutrición?

–          Azúcar sanguíneo equilibrado como combustible del cerebro.

–          Ácidos grasos esenciales porque una cabeza aceitosa es una cabeza inteligente

–          Fosfolípidos que nos proporcionan memoria

–          Aminoácidos como mensajeros del cerebro

–          Vitaminas y minerales como nutrientes de la inteligencia

¿Y qué alimentos tenemos que evitar?

–          Azúcares refinados porque son carentes de nutrientes esenciales

–          Grasas saturadas como las frituras o la repostería

–          Aditivos químicos como colorantes, aromatizantes o conservantes

–          Minerales tóxicos como cobre y mercurio

–          Alérgenos alimentarios de los cuales tus hijos son alérgicos.

 Es muy importante ser consciente de la importancia de una alimentación saludable, eso remitirá en parte en la felicidad de tus hijos.

Alimentación Consciente para ser feliz:

desarrollo a nivel físico, desarrollo a nivel emocional.