Dicen que hay años en los que tienes más movimientos que otros. Este año 2017 está siendo muy importante para mí. Mi vida se está estabilizando, volviendo quizá a mis raíces iniciales. Durante estos años previos he tenido momentos de negación, momentos de duda y momentos en que no sabía quién era y qué era lo que estaba haciendo. Ahora, cuando menos lo esperas, todo se pone en orden, como si las piezas de tu propio puzle volvieran a encajar y la vida volviera a mantener las aguas en buen cauce.

Fluir a través de las experiencias es, para mí, lo mejor que podemos hacer. Dejarse llevar por los hechos que van ocurriendo y aceptar todos los cambios. Quizá al principio no lo vemos, pero forman parte de nuestra aventura en esta vida.

Es imposible tenerlo todo controlado, tampoco sirve de nada porque la vida cada día nos demuestra que puede cambiar de un día para otro. Como me ha pasado a mí.

Después de dos años encontrándome, aprendiendo y creciendo como profesional y persona he decidido empezar una nueva etapa. Vuelvo a la farmacia, si, vuelvo a ponerme la bata blanca y estar en una oficina a pie de calle. ¿Pero con qué diferencia? Vuelvo con ideales marcados y con el objetivo de compartir con vosotros todo lo que he aprendido.

Reconozco que tuve una batalla con el mundo farmacéutico y, aún no comparto ni tolero depende que ideal o actuación. Pero sí he aprendido que, si quieres cambiar las cosas, debes actuar desde dentro. Sólo aquí podré poner mi granito de arena para dar consciencia que las personas deben escucharse, quererse y respetarse para poder llegar a tener una vida plena, saludable y feliz.

Hace tiempo me llegó, por parte de alguien muy especial, el Libro de la Buena Suerte de Álex Rovira y Fernando Trías. Aún no lo había leído, hasta el otro día que volvió a caer en mis manos. Supongo que eran ya muchas señales que indicaban que necesitaba un cambio en mi vida. Os regalo una frase que me marcó y quedó muy integrada en mí:

“¿No sabes que sólo se obtienen cosas nuevas cuando se hacen cosas nuevas?”

“La suerte no dura demasiado tiempo porque no depende de tí, la Buena Suerte la crea uno mismo, por eso dura siempre”

Y cuanta verdad. Para obtener cambios debes creer en tí, escuchar las señales y preparar las circunstancias para que estos se puedan presentar.

Ahora estoy en este momento. Con ilusión, ganas de expandirme, aprender, crecer y aportar todo lo mejor de mí. No dejo mi proyecto, al contrario. Ahora podré dedicarme más a compartir con vosotros mi conocimiento, mis reflexiones y mis ideas.

Cuando aparecen oportunidades y proyectos nuevos, cree en ellos y persíguelos.

Espero que tengáis muy buena semana y que os dejéis fluir por la vida como lo he hecho yo. Sólo así llegaréis a vuestras metas en el camino. Ahora me podéis encontrar en Barcelona, pronto os diré donde, pero os aseguro que muy bien comunicada y en un sitio muy especial. La Buena Suerte me ha permitido poder formar parte de este proyecto

“Y cuándo piensas realizar tu sueño?, le preguntó el Maestro a su discípulo. “Cuando tenga la oportunidad de hacerlo “respondió éste. El Maestro contestó : “La oportunidad nunca llega. La oportunidad ya está aquí”.