Como muchas veces os he contado, el equilibrio del triángulo mente-cuerpo-alma es el pilar fundamental para una vida saludable. En ella se incluye el bienestar personal, las buenas sensaciones y la gestión de las emociones.

Este blog no sólo se refiere a alimentación. Este blog es mi reflejo hacia vosotros para que me conozcáis un poco más. Hoy me apetece compartir pensamientos y sentimientos que me han acechado estos días, justo después del atentado de Barcelona.

Como sabéis trabajo en calle Pelayo. Por suerte, justo hacía una hora que había vuelto a casa. No viví el atentado físico el mismo día, pero sí lo viví desde otra perspectiva. Los días siguientes donde Barcelona parecía huérfana, se sentía triste, con miedo.

Estoy orgullosa de todos quienes ayudaron a las víctimas, de los héroes sin capa, de la gente que superó el miedo y actuó con el corazón.

Estoy indignada con la politización que están haciendo. ¿Aún no habéis aprendido qué significa todo esto? ¿Aún queréis crear más barreras para seguir separándonos? Estoy disgustada y decepcionada, tanto por los silbidos a los personajes reales como por los gritos de independencia. ¿Es esto lo que significa un atentado?

Este no es el país que me identifica ni los valores que yo quiero. Quiero vivir en un mundo donde exista el respeto hacia todo el Ser, tenga la idea que tenga y la raza que sea. Todos somos iguales, todos tenemos que aprender de todos. Todas las culturas tienen sus cosas buenas y sus cosas malas, pero todas las personas nacemos y morimos igual y tenemos un corazón con el que tenemos que actuar.

¿Por qué incrementamos el odio, la distancia y creamos más conflicto,  y no trabajamos juntos para derrotar el odio y el radicalismo?

¿No os dais cuenta que sólo les interesan sus afanes políticos y poco la humanidad, los ciudadanos a pie que estuvieron allí llorando, sufriendo, presos del pánico y del miedo?

¿Quién se pone en su piel cuando dos días después vuelven a la misma lucha de separación? ¿Es esto lo que queréis?

Yo no. Cada vez entiendo menos de banderas ni de colores y más de personas, sentimientos y actos.

#notincpor. Yo si tengo miedo. Tengo miedo de cómo están reaccionando los políticos. Tengo miedo de las barreras raciales que están creando y de las barreras personales.

¿Por qué no nos unimos todos si al final buscamos un mismo fin? ¿No os disteis cuenta de cómo actuó la gente sin importar de dónde eran ni de dónde venían?

¿Qué es lo que realmente os importa? Yo hablo de la Paz, de la lucha contra el terrorismo. ¿Es normal que en una manifestación a favor de la unión haya banderas? ¿Dónde está el respeto hacia las personas, hacía las víctimas y hacia nosotros?

El atentado no sólo queda en ese momento. No sólo queda en las victimas mortales y en los instantes de miedo. Queda en la memoria de los vecinos, de los turistas. Día a día te cuentan casos de mujeres mayores que quedaron en el suelo porque no podían correr, de gente que quería ayudar y no pudieron, de las noches en vela porque cierran los ojos y sólo escuchan la furgoneta, los gritos de miedo, los helicópteros, los tiros.

¿Alguien piensa en estas personas? ¿Alguien piensa en las personas que van a trabajar cada día en la Ramblas o calle Pelayo y dan la cara con su mejor sonrisa para seguir todo con normalidad?

¿Por qué no nos unimos hacia un mismo fin? La PAZ, el AMOR, el RESPETO hacia todos nosotros. Trabajar por un mundo mejor empezando por nosotros y nuestro entorno.

Un pequeño grano de luz encenderá, junto a otros, una gran llama. Unámonos desde el amor.

♥TODOS SOMOS IGUALES♥